Scala, un lenguaje de JVM y .Net

Scala es un lenguaje de programación multi-paradigma diseñado para expresar patrones comunes de programación en forma concisa, elegante y con tipos seguros. Integra sutilmente características de lenguajes funcionales y orientados a objetos. La implementación actual corre en la máquina virtual de Java y es compatible con las aplicaciones Java existentes(Fuente), agregan en Scala que también es compatible con .Net.
Scala entre otras bondades, sus programas pueden ser interpretados o compilados, para este ejemplo vamos a trabajar con el interprete.
Como Scala es un lenguaje funcional lo cual nos permite crear funciones y estas son un objeto. Vamos a definir una función multiplicar, cuando comienza con scala> significa que se está trabajando en el intérprete:
scala> def multiplicar(x: Int, y: Int): Int = x*y
scala> multiplicar(2,4)
res1: Int = 8
Esto significa que se ha creado una referencia al resultado de la operación llamado res1 el cual no puede variar su contenido su modificador es val.
En Scala podemos crear funciones anónimas, esto es una función que no tiene nombre y que puede ser asignada a una referencia o pasada por parámetro a otra función. Lo cual deja nuestra definición enterior en los siguientes terminos.
scala> val multiplica = (x: Int, y: Int) => x * y
a partir de este momento ya podemos usar la referencia multiplica de la forma:
scala> println(multiplica(2,4))
Acá solo imprime el valor, no como en el ejemplo anterior que imprimía su referencia también.
A veces necesitamos funciones parciales, lo que quiere decir que podemos crear una referencia a una función cuyos parámetros sean establecidos a medias o como su nombre indica parcialmente:
scala> val tabla2 = multiplica(2, _:Int)
El primer parámetro es inicializado con 2 y el segundo no se le asignó nada, el _ significa que es un parámetro sin establecer de tipo Int.
Por último vamos a escribir la tabla del 2
scala> for(i<-0 until11){
 |println("2 * " + i + " = "+ tabla2(i))
 |}
}
Los | son escritos por el intérprete lo que quiere decir que no se deben escribir de lo contrario genera error. La salida de la ejecución de esas definiciones, se ejecuta justo cuando se escribe el ultimo } es:
2*0=0
2*1=2
2*2=4
2*3=6
2*4=8
2*5=10
2*6=12
2*7=14
2*8=16
2*9=18
2*10=20.

Posted by Gabriel Jaime Sierra Rua | en 12:46 | 0 comentarios

Direferencias entre las javac y java

Motivado por el desconocimiento o confusión sobre las herramientas o utilidades, segun la distribución descargada (JDK o JRE) del lenguaje Java, quiero explicar la diferencia entre estas dos aplicaciones, java y javac.
El JDK es el conjunto de herramientas necesarias para ompilar un programa escrito en Java; mientras que el JRE es el conjunto de utilidades requeridas para interpretar un programa Java.
Teniendo claro esto pasemos al objeto principal, la descripción de las herramientas.

  • javac: Lee las definiciones de clases, interfaces y enumeraciones escritas en Java compilandolas y generando archivos de tipo codigo de bytes para ser interpretado por la JVM en caso que la compilación sea exitosa, de lo contrario nos mostrará los errores en los respectivos archivos. Esta herramienta está presente en el JDK. [Origen]
  • java: Realiza la ejecución de la aplicación Java, para ello se crea un entorno de ejecución java realizando la carga de la clase especificada buscando el método principal cuya declaracion es public static void main(String[] arg) {...} o public static void main(String... arg){...}. En caso de ser un jar (java archive) busca en el archivo MANIFEST.MF la clase que indica el punto de entrada de la aplicación y que se encarga de hacer el llamado a las librerías necesarias para reservar los "Slots" de memoria para su ejecución. Está presente tanto en el JDK como en el JRE. [Origen] 
Bonus:
  • javaw: Este es identico a java, la única diferencia es que no lanza una ventana terminal, se debe usar cuando no se requiera un prompt pero lanzará una ventana con un mensaje cuando un error ocurra. Está presente tanto en el JDK como en el JRE. [Origen]
  • javadoc: lee los archivos .java especificados o todos los .java de un directorio leyendo los atributos/miembroscon sus comentarios, si tienen,  que se encuentren en /** comentario*/ generando un html con el estándar de estilos propuesto por Sun Microsystems o el estándar nuevo propuesto por Oracle

Posted by Gabriel Jaime Sierra Rua | en 15:02 | 0 comentarios

Apólogo del paraíso

Eva, transformada en serpiente, ofreció a Adán una manzana.
Fueron arrojados del Paraíso, pero ellos llevaron semillas consigo,
y Adán y Eva encontraron otra tierra y plantaron allí las semillas del paraíso.

Podemos ahcer siempre el paraíso alrededor nuestro dondequiera que nos encontremos.
Para eso sólo se requiere estar desnudos.
Jaime Jaramillo Escobar
Los poemas de la ofensa

Posted by Gabriel Jaime Sierra Rua | en 11:30 | 0 comentarios

No necesita presentacion


Posted by Gabriel Jaime Sierra Rua | en 0:41 | 0 comentarios

Instalar LibreOffice y desinstalar por completo OpenOffice

Bueno pues muchos lo sabrán, el tema no es tan complicado son solo unas cuantas tecladitas en la consola y ya quedará instalado y listo para actualizarse cuando sea necesario.
Llo primero desinstalar la suite OpenOffice
sudo apt-get purge openoffice*.
luego de esto debemos agregar LibreOffice a nuesto PPA
sudo add-apt-repository ppa:libreoffice/ppa
seguido actualizamos las fuentes con un simple
sudo apt-get update
luego ahora si instalamos LibreOffice
sudo apt-get install libreoffice
y por ultimo para tener una mayor compatibilidad con nuestro entorno entonces escribimos para Gnome
sudo apt-get install libreoffice-gnome
y para KDE
sudo apt-get install libreoffice-kde
y listo pelaos as

Posted by Gabriel Jaime Sierra Rua | en 21:49 | 0 comentarios

Andrés, el muñeco

Todo comenzó cuando Isabella, mi hija, nos dijo a mi esposa y a mi que guardáramos los cilindros del papel para hacer un muñeco, a lo cual accedimos. Luego de tener una buena cantidad de estos, que por supuesto botamos muchos ya que solo necesitamos cinco, nos dedicamos a la creación de aquél muñeco.
Lo primero que hicimos fue colorearlos, pintamos dos azules, dos verdes y uno amarillo, y compramos una bola de icopor número 7, para pintarla hicimos el color rosado claro. Pasaron los días, tal vez quince, e Isabella comenzó a presionar de nuevo por su muñeco, ella ya había desayunado, nosotros no, entonces la convencimos que nos dejara desayunar para así poder continuar con el muñeco.
Cuando retomamos la actividad, los tubos ya estaban secos al igual que la cabeza, entonces mi esposa buscó lana roja para hacerle el pelo, y alfileres con cabeza de colores para los ojos, como también un marcador para dibujarle la boca, por mi parte cogí aguja e hilo para pegar las partes del cuerpo que habíamos hecho, si no lo mencioné eran dos para los brazos, dos para las piernas y uno para el tronco.
Cuando yo pegué las partes mi esposa termino de decorar la cabeza, entonces pegué la cabeza a lo que yo hice y dio como origen un muñeco, para nosotros bien bonito, es mas, ¡el más bonito de su estilo! :) cuyo resultado es:
Pues muchos dirán "que muñeco pa raro" pero no lo es.
Lo mejor de todo este rollo, es como llevamos acabo una idea de nuestra hija, y como disfrutamos estos momentos trabajando en equipo para llegar a un objetivo, ver el muñeco es gratificante.
Mi hija escogió el nombre, cuando se lo preguntamos sin vacilar dijo Andrés, tal vez por que quiere mucho a su primo.
Invito a todas aquellas personas que tienen hijos, sobrinos, primos o niños pequeños cerca, que realicen actividades sencillas y placenteras con estas personas, que apoyen sus ideas, sus proyectos o sus iniciativas, para que desde pequeños sientan un buen apoyo familiar.
PD: si necesitan clases de muñecos de cilindros nos avisan :)
A propósito les dejo una imagen de más de cuando estábamos pintando los cilindros:

Posted by Gabriel Jaime Sierra Rua | en 20:51 | 1 comentarios

Jenaro Gajardo Vera el loco enamorado...

Si señores, hablando de locuras y amores, quiero compartir una historia que me encontré rondando por ahí rondando

He aquí la historia de este ingenioso abogado, pintor y poeta, que hace medio siglo se presentó ante el Conservador de Bienes Raíces de Talca y dijo “Vengo a inscribir la luna como mi propiedad”.

Jenaro Gajardo Vera, aunque nacido en Traiguén, en 1919 se radicó muy joven en Talca – a principios de 1951 – a ejercer su profesión.

Una vez ambientado, se dio a la tarea de crear una Sociedad Telescópica Interplanetaria. En su directorio figuraba nada menos que el Obispo Manuel Larrain, lo que acalló cualquier comentario burlón en torno a la institución. Uno de los objetivos era – ni más ni menos - que “formar un comité de recepción a los primeros visitantes extraterrestres…”


LA INSCRIPCIÓN DE LA LUNA


Pero fue su “apropiación de la luna”, lo que inmortalizó a Gajardo y esto se gestó de curiosa manera: Existe en la capital maulina, desde 1868, el Club Talca. Allí reconocían lugar los miembros de la ya alicaída aristocracia talquina. Los Silva, Donoso, Cruz y Concha eran los apellidos que se repetían entre los socios. En sus amplios salones de la calle 1 Oriente, se debatían y armaban candidaturas que impidieran el ingreso de ideas revolucionarias que pusieran en riesgo sus rancios privilegios.

Jenaro Gajardo intentó ser socio del exclusivo Club. Una noche de septiembre de 1954 fue invitado a una comida. Se le dijo que su condición de profesional le daba opción para ser aceptado como miembro, pero, uno de los integrantes se opuso a su afiliación, por cuanto debía acreditar un bien raíz.

“Cuando salí de la sesión – recordó después Gajardo – me fui caminando hasta la Plaza. Me molestó que se diese tanta importancia a las cosas materiales”.

Fue entonces que advirtió a la luna llena que brillaba en el cielo. No tardó en discurrir su iniciativa: inscribiría al satélite natural de la tierra como su propiedad.

Al día siguiente, 25 de septiembre de 1954, sin vacilación, se presentó ante el Notario de Talca, César Jiménez Fuenzalida y le solicitó dejar constancia de que se declaraba dueño de la luna, para lo cual acreditaba que lo era desde antes de 1857 (fórmula usada en la época para sanear terrenos sin título de dominio) del satélite natural de la tierra, describiendo sus medidas y límites.

El Notario leyó con sorpresa la petición. Finalmente respondió a Gajardo: “Mira, la inscripción cumple con los requisitos: es un bien cierto, pertenece a la tierra, tiene deslindes y dimensiones, pero te van a tildar de loco”.
“No importa”, dijo Gajardo.

Es más, con posterioridad a la inscripción de la escritura, efectuó las tres publicaciones en el Diario Oficial, todo lo cual le costó cuarenta y dos mil pesos de la época.

Con el título en sus manos, volvió al Club Talca. Hubo sonrisas, caras de sorpresas y asombro. Pero fue aceptado como socio. Uno de los integrantes dijo a Gajardo: “En realidad nos has dado una lección”.


SÁBADOS GIGANTES


El hecho, desde luego, no pasó inadvertido. Diarios de América y Europa dieron cabida al curioso incidente. Pocos años más tarde, un tabloide norteamericano publicó una nota: “Abogado chileno inscribió la luna a su nombre”.

Mario Kreutzberger (Don Francisco) vio la información y lo invitó a “Sábados Gigantes”. Con su carácter burlón, el animador le dijo que, mucha gente, lo consideraba “rayado” por aquella propiedad lunar. Gajardo le respondió “Le voy a contar por qué inscribí la Luna: no me agrada la gente que habita el planeta tierra. No me gusta que no hayamos podido eliminar el odio, la envidia, la maledicencia, el rencor…”.


EL APOLO 11


Una situación de contienda judicial internacional se suscitó cuando Estados Unidos preparaba su viaje a la luna, en 1969, con tres astronautas a bordo. Gajardo, en conformidad a las disposiciones legales internacionales, había gestionado, a través del abogado Enrique Monti Forno, la revalidación de su dominio en Washington.

Todo ello, por cuanto las normas universales de la ONU sólo reconocían propiedad privada hasta una altura de 80 kilómetros, pero como esa reglamentación era de 1967 – y la escritura de Gajardo de 1954 – ésta prevaleció sobre aquella.

Entonces, se dice que el Presidente Nixon, a través de la embajada americana y la Cancillería, envió un cable a Gajardo, donde le pedía autorización para descender en el satélite. Ésta fue concedida por el dueño chileno.


PROBLEMAS CON IMPUESTOS INTERNOS


Pero si don Jenaro fue ingenioso al hacerse tan audazmente propietario de la romántica luna, más aguzado pretendió ser Impuestos Internos, quien envió un par de inspectores a visitarlo, nada menos que para el cobro de las contribuciones. Ni corto ni perezoso, don Jenaro les dijo: “Ningún problema en reconocer la deuda, pero exijo que, en conformidad a la ley, Impuestos Internos visite mi propiedad y la tase. Después hablamos”. Desde luego, el servicio no insistió.

INSCRIBIR AL PLANETA MARTE


Pero la situación incluso sentó jurisprudencia en materia de propiedad espacial. Una vez, el entonces Ministro de la Corte Suprema Rubén Galecio Gómez le dijo: “Bueno, si tú inscribiste la luna, yo puede hacer lo mismo con el planeta Marte”.
Gajardo respondió ágilmente: “No puedes, por cuanto el Derecho Civil impide reclamar propiedad sobre un bien que no pertenece a la Tierra, como es el caso de Marte”.

Poco antes de fallecer, en 1998 – sus últimos días los pasó en el Balneario de Santo Domingo – extendió su testamento en la Notaría de Ramón Galecio en Santiago. Al referirse a sus bienes, expresó. “Dejó a mi pueblo la luna, llena de amor por sus penas”.



fuente: http://www.elamaule.cl/admin/render/noticia/8876


Posted by Gabriel Jaime Sierra Rua | en 21:06 | 0 comentarios